Ser sostenible es mirar hacia el futuro y ver nuevas oportunidades.

Por Maite Durietz G. Alemán.

Hoy se cumple un mes de mi llegada a Brasilia, y no hay día que no aprenda algo nuevo. El Gobierno de la Ciudad abrió un concurso en el que se otorgaron becas para trabajar en proyectos, avalados por la ONU, en pos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a través de AIESEC, una organización que tiene como objetivo desarrollar el liderazgo y empoderamiento en jóvenes de todo el mundo. Me presenté sin saber muy bien en qué me metía y así fue como llegué a Brasilia.

Una vez aquí, desarrollamos el proyecto a llevar a cabo en los dos meses de trabajo que nos esperaban. Mis compañeros son de distintas edades, nacionalidades y especialidades. La ONG con la que trabajamos, “Visão Social”, está en una “Ciudad Satélite”, Sobradinho II. Trabaja con chicos de entre 2 y 16 años, muchos con problemas de pobreza, violencia, abuso, entre otras cosas.

IMG_3395.jpg

Su objetivo es mostrarles que pueden cambiar su realidad, hacerles ver que vale la pena estudiar, inculcarles una cultura de trabajo y darles las herramientas necesarias para que puedan desarrollarse y construir un futuro mejor.

Nuestro calendario incluye clases de inglés y español, actividades ligadas a nuestras culturas (de Argentina y Colombia), orientación vocacional, y dinámicas relacionadas con los ODS. Como especialista en ambiente, planifiqué la semana dedicada a “meio ambiente”.

Captura

Trabajar con chicos suele ser fácil, tienen pensamientos limpios y sin preconceptos. Vengo dando talleres en temáticas ambientales hace más de un año con mi emprendimiento Green Sheep, así que no me preocupé demasiado. A medida que fui conociendo a los chicos y sus historias, empecé a preguntarme cómo yo iba a enseñarle a separar la basura a alguien que guarda un vaso de plástico para que su papá “lo cambie por dinero”; cómo a un nene de 6 años que pide para Navidad una cesta básica de alimentos le podría llegar a importar algún aspecto del cambio climático. Tenía que cambiar de perspectiva, además de estar en otro contexto, venía tratando con chicos que, para los talleres, en vez de usar el palito de helado que se comieron ayer, compraban una caja de palitos de madera exclusivamente para venir al taller. Decidí investigar, informarme, empaparme de su cultura.

IMG_7104.jpgTuve la suerte de poder viajar por el país, conocer ciudades, rutas, personas y costumbres. Hablé con los dos bancos de alimentos más importantes de la región, Mesa Brasil (privado) y el CEASA (estatal); me comuniqué con Sonia Araripe, periodista y editora de “Plurale”, una revista ambiental; contacté a “Jamaica”, un artista reconocido que trabaja mucho con materiales reciclables y voy por más.

Me queda un mes por delante pero, hasta el momento, mi experiencia fue más que fructífera. Ya había participado en actividades solidarias, pero nunca en otro país, con otra cultura y otras problemáticas sociales, políticas y económicas. En Visão Social, enseño y aprendo todos los días. Aprendí a tocar la batería, acrobacias, capoeira; me involucré en el desarrollo de propuestas para presentar en embajadas e instituciones internacionales para conseguir fondos; aprendí otras formas de pensar y hacer las cosas; conocí personas increíbles y, lo más importante: me llené de ganas de hacer.

Conoce mucho más sobre el voluntariado de Maite en el Resultado de imagen para instagram logo de VisaoSocial

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s