¿Cómo es el reciclaje en Suiza visto por argentinos?

RECYCLING

Suiza, uno de los países con mayores ingresos per cápita, es un ávido consumidor de bienes, y también uno de los más responsables en cuanto a su disposición, con un alto porcentaje de reciclado y compostaje (un 51% a nivel nacional).

A continuación Fernando Scheps, habitante de Lenzburg, y Amalia, habitante de Basilea, y nos cuentan su experiencia allí…

Fernando: Llegamos al país hace unos 6 años con mi entonces novia (compañera de jardín de infantes) (Verónica) y tuvimos a nuestro primer hijo Francisco en Febrero de 2016. Somos de Olivos en Buenos Aires y la hermana de mi esposa ya vivía acá desde hacía varios años. Como la cosa no estaba bien en Bs. As. decidimos probar vivir acá.Desde Octubre del 2017 vivimos en Lenzburg ​una ciudad que queda a 40km de Zurich, pero con un tren directo estamos en 19 minutos :).Desde que vivimos en Suiza quisimos ajustarnos a las reglas de este país, y desde entonces tenemos un grado de concientización mucho más grande por el medio ambiente y el reciclaje. Desde la cuenta de Twitter @viviendoensuiza trato de compartir un poco cómo es vivir en este país que para los que venimos de un lugar como la Argentina es muy chocante y diferente en muchos aspectos, el reciclaje es uno de ellos.A continuación Fernando Scheps, habitante de Lenzburg, y Amalia, habitante de Basilea, y nos cuentan su experiencia allí…

 

Amalia: Llegué al país luego del 2000. Soy de Buenos Aires. Me vine a vivir a Basel (Basilea) la tercera ciudad más poblada de Suiza, que se encuentra cerca de la frontera con Alemania y Francia.

¿Cómo funciona el sistema de reciclaje en tu localidad?

​Fernando: Hay muchas formas de reciclar, y nosotros tratamos de adoptar todas las posibles.

El PET que es el plástico de los consumibles que uno compra en el supermercado como por ejemplo envase de leche, botellas de agua, gaseosas, etc. todo eso se guarda y se lleva al supermercado a una sección especial donde se arroja este tipo de plásticos.

El plástico no PET por ejemplo donde viene el detergente para lavar la ropa, son plásticos que también se pueden tirar en una sección especial en el supermercado, y esos como no se pueden reciclar se usan como combustibles alternativos en algunas fábricas, que lógicamente igual tienen todo su sistema de filtrado especial para que no contaminen cuando los queman.

GRAFICO3

El vidrio y las latas cada comuna tiene unos lugares donde se arrojan, en nuestro caso a 100 metros de nuestra casa hay como unos containers bajo el suelo donde solo sale hacia arriba como una boca por donde uno arroja los vidrios de color marrón por un lado, los verdes por otro, los transparentes por otro y las latas por otro. Después cada cierto tiempo viene un camión que levanta estos bloques del suelo y vacía el contenido y se lo llevan a las plantas de reciclaje. Hace poco publique un video en @viviendoensuiza donde muestro como es el sistema y como es cuando los vacían. ​

El cartón y el papel como diarios, revistas, folletos, se juntan en la casa de uno y se arman como paquetitos. Cada comuna tiene en su calendario anual (que te entregan al comienzo de cada año), definidos los días que pasan a buscar el cartón y el papel. Los que lo pasan a buscar son gente de clubes deportivos que llevan todo ese cartón y papel a centros de reciclaje quienes les pagan algo de dinero que les sirve para sustentar su club. Se van turnando entre clubes, etc.
grafico4.png

Las baterías, bombitas de luz quemadas, cápsulas de café tipo Nespresso, filtros de agua. Todo esto también generalmente se pueden tirar en secciones especiales en cada supermercado.

Los residuos orgánicos que son básicamente todo lo que son verduras y frutas que se descomponen se juntan en un tacho especial separado, dentro de una bolsa biodegradable generalmente, y se tiran en tachos verdes que en los edificios están situados en secciones comunes. Estos tachos luego son recogidos por un camión especial para compost como se le llama aca.

Todo el resto de la basura que queda una vez que ya separaste todo lo arriba mencionado, se tira en bolsas comúnmente de 35 litros (esa es la medida más común del tacho de la cocina en Suiza). Estas bolsas en la comunidad anterior donde vivíamos debíamos comprarlas en el supermercado. Cada pack de 10 bolsas costaba USD 35. Pero lo que uno estaba pagando no era solo la bolsa, sino que era el impuesto por el procesador de tu basura. En vez de cobrar un impuesto al alumbrado, barrido y limpieza como hacíamos en Buenos Aires, te cobran el impuesto con la bolsa especial. En la comuna donde estamos ahora, en vez de tener que comprar la bolsa especial, hay que comprar unas etiquetas que cuestan lo mismo. Estas etiquetas se pegan en cualquier bolsa de 35 litros que quieras usar vos. Si queres usar bolsas mas grandes, tenes que usar otras etiquetas que cuestan más.

La ropa y zapatos que ya no se usan se pueden donar en unas cajas grandes que hay generalmente en los supermercados, esto va a distintos lugares dependiendo de la empresa que administre la caja, muchos ayudan a distintas comunidades de África por ejemplo.

Parece todo muy estresante, pero una vez que te acostumbras esta buenisimo. Y sabes que estás contribuyendo al medio ambiente. Cuando separas toda la basura, por ejemplo cuando juntas todo el vidrio de un par de semanas, o todo el plástico o todo el cartón, y nos ponemos a pensar que en Buenos Aires todo eso se tiraba todo junto a una bolsa común, nos da mucha impresión.

Amalia: Acá se separa casi todo. Por un lado se juntan en cada casa el papel y el cartón pero por separado, y aproximadamente cada un mes lo pasan a recoger por la puerta de tu casa, para esto hay un calendario anual en donde se encuentran las fechas en donde pasan a recoger estos residuos.

Las botellas de plástico, las latas, el vidrio y otros reciclables se llevan a unos puntos donde depositan por separado (por tipo de plástico, y colores en el caso del vidrio) en unos puntos cerca de los supermercados o en lugares de mucha concurrencia (como estaciones de trenes).


Por otro lado, la ropa, los zapatos y los libros por ejemplo, los pasan a retirar unas organizaciones por la puerta de tu casa (te dan unas bolsas especiales) unas tres veces al año y estos se donan o se venden a un bajo precio.

En cuanto a los residuos orgánicos (restos de frutas y verduras) se puede juntar en un tacho y luego, hay unos tachos más grandes de compost comunitario en algunos puntos de la ciudad donde se pueden tirar estos residuos.

Luego, están los residuos RAEES (residuos de aparatos eléctricos y electrónicos), si se trata de electrónicos como computadoras, o teléfonos celulares estos se pueden llevar a cualquier negocio que vendan este tipo de residuos y por ley te los tienen que aceptar incluso si no compras nada en la tienda. Estos residuos luego se juntan y se envían como donación para África.

Las pilas y lámparas quemadas también se llevan a los supermercados donde hay tachos especiales para éstas.

En cuanto a lo no reciclable (todo lo demás) se junta en bolsas de 17 o 35 litros que se compran en el supermercado a un precio que viene incluido parcialmente el impuesto al traslado y disposición de los residuos

¿Están obligados por ley? ¿Qué pasa si no lo hacen?

​Fernando:  Esto es lo que hace la mayoría de la gente, podes pagar las bolsas y llenarlas con lo que quieras, pero al final te va a salir carisimo si solo usas las bolsas o las etiquetas que tenes que pagar. Así que yo creo que mucha gente lo hace por un lado para reciclar, y por el otro porque sino le saldría carísima la basura.

​Mientras uses las bolsas que tenes que usar o las etiquetas que tienen el impuesto, no pasa nada. Si usas cualquier bolsa cuando no deberías o no usas etiquetas, te rastrean y te meten una multa.

Amalia: En parte sí están obligados porque no tenes forma de tirar todo junto, ya que si lo haces te aplican una multa por no tirar lo que corresponde y además estarías pagando las bolsas a un precio muy caro si tiras todo allí. Por otro lado si tiras algo por ejemplo a la vía pública en una bolsa que no es la del supermercado con el impuesto, también se te aplica una multa.

¿Te sorprendió al llegar a Suiza? ¿Por qué?

Fernando: ​Si, claro que nos sorprendió mucho y al principio es un poco estresante porque querés hacer las cosas bien pero tenes que cambiar la forma de pensar. No va mas todo al mismo tacho, ahora hay que separar. La mejor forma fue poner tachos separados para las distintas cosas y cuando están llenos los llevamos al lugar que corresponde.

La verdad que provoca una satisfacción muy grande saber que estás ayudando a no empeorar el mundo con tu granito de arena. Cuando volvemos de visita a Buenos Aires, nos impresiona mucho que se tire todo junto aunque entiendo que de a poco se están introduciendo ciertas formas de reciclaje. Sería tan copado si simplemente copiaran lo que funciona en otros países como en Suiza. Nos ahorraríamos muchos dolores de cabeza, pero ahí es el estado el que tiene que aportar los procesos y el incentivo.

Amalia: El sistema hace que la ciudad sea muy limpia, la gente nunca tira basura en la calle, y hay tachos en la calle, los cuales la gente los cuida (no se vandalizan). Por otro lado me sorprendió el hecho del compost comunal, en donde uno deposita su “cuestión verde” (material orgánico). Otra cosa que tienen en cuenta es que en otoño pasan a recoger las ramas y hojas de los árboles.

Además resulta muy sorprendente la forma en que los ciudadanos suizos dejan los cartones o papeles en atados para reciclar, ya que queda muy prolijo.

¿Qué crees que se debe mejorar?

​Fernando: La verdad que no veo cómo se puede mejorar todo esto en Suiza, ya funciona muy bien.

Amalia: Hay algunos residuos que no se pueden dejar para reciclar en el supermercado, como envases de yogurt o helado, o bandejas de poliestireno expandido (telgopor) de carne/pollo/pescado, por más que se limpien no hay lugar donde depositarlos, al menos en mi cantón, por lo tanto terminan en la bolsa de “no reciclables”.

A modo de conclusión, estaría bueno aplicar cosas del modelo suizo en Argentina, pero considerando nuestras costumbres y hábitos.

Los argentinos no somos conocidos por nuestra organización, limpieza o responsabilidad, pero si somos más responsables a la hora de comprar, más creativos a la hora de reutilizar, más persistentes a la hora de arreglar un aparato y no comprar uno nuevo.

Cada solución es específica y lo interesante está en crear la solución que como argentinos podamos cumplirla, nos sirva a nosotros y al medio ambiente.

Mirar en otros lugares es un punto de partida, para comenzar a solucionar a Reducir, Reutilizar y Reciclar!

Nota hecha por:

DSC06386 (2).JPG

 

Me llamo Stefania, soy Licenciada en Gestión Ambiental, vivo en Buenos Aires. Visité Suiza hace 3 años, así que algunas situaciones las vi, pero con ojos de turista.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s